TIBASOSA LA NUESTRA, es un escenario virtual que posibilita un ejercicio de Periodismo Ciudadano para que habitantes, paisanos, amigos o personas interesadas, compartamos productos comunicativos que toquen, de una manera responsable, las vivencias propias del pueblo y sus comunidades. Bienvenidos todos los aportes!

jueves, 4 de abril de 2013

DE REOJO: REVISTA TIBASOSA INFORMA




Desde agosto de 1989 hasta octubre de 1993, Tibasosa contó con un medio de comunicación escrito que se denominó TIBASOSA INFORMA, una revista en blanco y negro, cuya circulación no era ni diaria, ni semanal, ni mensual, de manera simple era algo como un CADAVEZQUEPUEDARIO (salía cada vez que se podía), pues dependía de los recursos económicos para su impresión.

Eran "aquellos tiempos", ni computadoras, ni internet, ni celulares, ni cámaras digitales... nada de toda esta tecnología y dispositivos con los que contamos en estas épocas. Así que el trabajo era durísimo pero muy, muy comprometido y se gozaba en cada edición, eso si sin esperar ningún pago o bonificación a cambio, porque los apoyos que se recibían escasamente alcanzaban para cubrir los costos de publicación.

La dinámica de trabajo muy artesanal: Primero el trabajo de investigación y búsqueda de la información e intentar alguna fotografìa, eso sí en blanco y negro y después el lío para buscar dónde hacer el revelado y la copia. Después recibir todos los textos, en máquina de escribir, corregirlos y llevarlos a Bogotá para mandar "lavantar textos", esto era pasarlos a letra tipográfica y los entregaban en unas tiras largas de papel, de acuerdo al tamaño de la columna y al diseño de la revista. Al tiempo se iba buscando quién pagara algún aviso o alguna entidad que ayudara en su financiación.

Una vez se traían los textos, empezaba el trabajo de armado: En un cartón paja del mismo tamaño de la revista se pegaban los textos, se hacían los gráficos y se reservaban los espacios para las fotografías, todo esto de acuerdo al diseño previo. Cuando estaba lista, otra vez a Bogotá para "quemar planchas" y ordenar su impresión, que era sólo eso impresión porque no alcanzaba para el grapado, así que aquí nos llegaban los arrumes de hojas impresas.

El trabajo siguiente era el grapado. Tomar hoja por hoja (cada una contenía 4 páginas), armar la revista conforme iba a quedar y sobre un pedazo de icopor o cartón colocarle por el centro los dos ganchos de cosedora, voltearla y doblar los ganchos para que quedara grapada. Una labor dura, que demandaba tiempo y varias manos para que rindiera. Y ahí estaba la revista lista. Reparta, lleve, entregue, oferezca. El precio era muy simbólico, porque se sintiera que valía algo y no era regalada.

Una experiencia maravillosa y quijitesca, pero que disfrutamos mucho. Por eso hoy la hemos reencauchado, la digitalizamos en formato PDF y la compartimos para que todas y todos la tengamos, la conozcamos y le echemos una mirada. En últimas para que hagamos memoria...

0 comentarios :

Publicar un comentario